unmensajeparalasnaciones
Just another WordPress.com site

Jesús, Un Predicador Sin Igual

JESÚS, UN PREDICADOR SIN IGUAL

 

“… PORQUE LES ENSEÑABA COMO QUIEN TIENE AUTORIDAD, Y  NO COMO LOS ESCRIBAS”. Mateo: 7:2

 Cuándo Jesús hablaba, la gente escuchaba. Era irresistible. Era casi como una hipnosis dominante. Nadie jamás habló con mejores resultados que Jesucristo. El pueblo lo seguía por los caminos, cruzaban lagos y bañados para alcanzarlo, se quedaba con hambre con tal de escucharle.

Muchos predicadores de hoy día hacen dormir a la gente pero Jesús producía admiración de parte de los que lo oían.

Quizás el sermón más impactante de la vida de Jesús fue el sermón del monte, es decir el sermón que ha predicado a sus seguidores y que ha sido sintetizado en los evangelios.

No me cabe dudas que lo que se ha conservado de este mensaje del Señor son nada más que una parte. Sin dudas lo registrado aquí es nada más que puntos salientes de aquella preciosa prédica.

Pero en éste punto lo que quiero enfocar es al predicador, y dejar por el momento al mensaje para mas tarde.

¿Por qué lo seguían de pueblo en pueblo? ¿Por qué miles y miles lo seguían para escucharle? ¿Que virtudes o características personales hacían de sus palabras un mensaje impactante?

Fundamentalmente Jesús no era un simple hombre, no era un simple maestro, sino que Él era  el Salvador, el Redentor del hombre, el transformador, el que hace posible el cambio en el hombre. Es por esta razón que Él podía decir a sus oyentes que eran bienaventurados. Ésta palabra “bienaventuranzas” no siempre se entiende correctamente.

Muchos creen que es sinónimo de felicidad. Pero creo yo que es más que eso, mucho, mucho más. Jesús se refería más bien a un sentido de plenitud, satisfacción completa, un sentido personal de que todo está bien en el alma. Y esto lleva a cabo por medio de Jesús porque no hay otro nombre debajo del sol en quien haya salvación.

Los evangelios informan, en segundo lugar, que el pueblo de buena gana oía lo que Jesús tenía que decir “porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas”. También dice que “la gente se admiraba de su doctrina”. Yo le agregaría éstas palabras “se asombraban” “se embelesaban” “se estremecían” “sus almas temblaban de gozo” cuando le escuchaban se podría decir que estaban “fuera de sí”.

Cuando se dice que Él predicaba distinto a los escribas, creo yo que se refiere a la Biblia a que los escribas hablaban de cosa pasajeras mientras que Jesús hablaba de cosas como la muerte y la vida, los asuntos de la eternidad, esto era precisamente lo que le interesaba al alma cansada y fatigada.

Hay una tercera característica que hace de Jesús un predicador excepcional.

Y es que Él cuando hablaba lo hacía como Rey soberano, y además porque miraba el interior del hombre, cosa que no podían hacer los escribas, meros humanos.

Jesús llamaba al hombre abatido de éste siglo. Soberanamente, porque ha triunfado sobre todos sus enemigos, inclusive la muerte.

Ninguna respuesta to “Jesús, Un Predicador Sin Igual”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: